❄️Invierno y frío en furgoneta camper [trucos y consejos]

 

Nosotros, que somos de León, nos gustaba mucho presumir de lo que era pasar frío. No supimos lo que era el frío de verdad, el frío que juega en una liga diferente al frío de España, hasta que en nuestro viaje por Europa llegamos hasta Noruega, en pleno invierno.

Anteriormente ya habíamos «buscado» muchos encuentros con la nieve montados en nuestra furgo, con el objetivo de quedarnos atrapados por una nevada que sabíamos, que en ese lugar, era inminente. Quedarnos atrapados por la nevada por unos días y aprender de esas situaciones nos encanta.


Si también queréis conocer consejos para contrarrestar los efectos del Verano y el Calor en una furgoneta camper, no os podéis perder nuestro post con un montón de trucos

Esos casi dos meses que pasamos en el país Ártico con nuestra furgo, más otras aventuras que hemos vivido en nuestro país de origen, España,  nos dieron la experiencia para poder escribir sobre como sobrevivir al frío, contar nuestras aventuras con temperaturas tan drásticas y lo más importante, daros consejo sobre todas «los peligros» que con estas temperaturas podemos encontrarnos con nuestras furgos.

Como conducir en la nieve con una furgo

Lo primero, es lo primero. Y en este caso es llegar con nuestras furgos a esos lugares fríos, seguramente nevados y quién sabe si con hielo.

En España al menos, conducir con con nieve nos asusta de manera alarmante. Caen pequeñas nevadas y se colapsan las ciudades, se enciende la voz de alarma y si hay que salir de casa, es un mal trago que hay que pasar. En cambio, lo que hemos visto al viajar, es que en países como Rusia, Finlandia, Noruega lo toman con total normalidad (ya que es cierto que pasan la mayoría de los meses del año en esta situación) y están totalmente preparados.

Quitanieves limpiando las carreteras
Quitanieves limpiando las carreteras

Por norma general todas las furgonetas tienen un peso mayor que un coche, lo que hace que la conducción difiera de este último. Aunque ese peso ayude a agarrar mejor sobre una nieve recién pisada, también ayudará más, desgraciadamente, a que si en algún momento la furgo derrapa, una vez comience siga haciéndolo más fácilmente y sea más complicado tomar de nuevo su control.

Por ello nuestro primer consejo, y que nosotros siempre hacemos tanto con los coches que hemos tenido y las furgos, es (en la medida de lo posible) ir a poner en práctica tus dotes de conducción en un paisaje parecido al que vayas a encontrarte en invierno donde viajes.

 

Días muy fríos en la ciudad de Tromso, donde es obligatorio ruedas de invierno
Días muy fríos en la ciudad de Tromso, donde es obligatorio ruedas de invierno

Conocer como responde un vehículo en condiciones que no son las óptimas, practicar y percibir las diferentes respuestas que obtenemos de un vehículo en carreteras nevadas, con lluvia o con hielo y también conocernos a nosotros mismos en una situación así.  Probar a frenar al máximo, probar el juego con el volante, etc. Todo ello por supuesto en una zona donde nadie, incluidos vosotros, ni nada, corra peligro.

 

Ruedas de invierno para camper

Nunca tuvimos antes las famosas ruedas de invierno, que muy de «moda» se han puesto en la última época. Y, después de ponerlas en Georgia, antes de adentrarnos en el invierno de la parte más norte de Europa, nos enamoramos de ellas.

Es increíble la diferencia que se obtiene con este tipo de neumáticos (concretamente en nuestra Renault Master L2H2, pusimos unas Reiken fabricadas por Michelín). Condujimos por carreteras completamente heladas, cuya capa de hielo había que picar durante un rato si querías descubrir si más allá había asfalto y aún así la conducción fue perfecta. Subíamos cuestas, puertos, salíamos de parking tanto si nos pillaba una nevada, como si era el propio quitanieves quién nos hacía un muro limpiando la carretera. En el único momento que podíamos decir que no respondían cómo quisiéramos era parar en medio de una cuesta e intentar salir en parado. Para esa situación necesitábamos volver marcha atrás hasta una zona donde poder coger impulso.

En invierno las ruedas de invierno son imprescindibles para conducir por Noruega
En invierno las ruedas de invierno son imprescindibles para conducir por Noruega

Aunque no están permitidas en todos los lugares, conocimos por primera vez la existencia de ruedas con tacos en Rusia. Son unas ruedas en las que hay incrustadas unas especies de pequeñas chapas que hacen que el agarre por esas carreteras heladas sea total. Es una pasada ver como nos adelantaba la gente, que indudablemente tenía esas ruedas y conducían sin miedo alguno a esa climatología que dejaba las carreteras como una pista de hielo.

 

Cadenas y otros accesorios para la nieve

Para que veáis una prueba sobre lo fantásticas que son las ruedas de invierno, en todo nuestro viaje durante esa estación, no nos hizo falta hacer uso de ellas. Pero de todas formas siempre llevamos (y aconsejamos llevar) unas en nuestro maletero, ya sean de metal o de tela.

Nosotros solemos llevar las de tela, por que las experiencias que nosotros hemos tenido con la nieve han sido de necesitar las cadenas simplemente para salir en alguna ocasión donde hemos encallado. Poniéndolas, resolviendo la situación y teniendo que quitarlas más adelante por ya no nos hacían falta. La ventaja de estas cadenas, su facilidad para ponerlas y quitarlas, es lo que nos hace decantarnos siempre por llevar este tipo. Las cadenas de tela también tienen un hándicap, y es que una vez sea visible el asfalto en la carretera, donde la nieve ya no la cubre por completo, es necesario quitarlas o se romperán.

Las cadenas de metal, en cambio, son más difíciles de poner. Pero son infalibles, sirviendo incluso para atascos en piedra suelta (no solo en invierno). Hay que tener en cuenta también, que dependiendo el país este tipo se puede usar o no (por ejemplo en Holanda e Irlanda están prohibidas). Y al igual que las cadenas de tela, es aconsejable quitarlas nada más aparezca el asfalto, ya que conducir con cadenas de metal deteriora las carreteras.

También existen un tipo de bridas, muy sencillas de colocar rodeando la rueda, que son perfectas para dejar en el coche, ocupando poco espacio y seguramente te ayuden en temporales que os hayan pillado por sorpresa. Tan sencillo como colocar cinco en cada rueda para obtener el rozamiento necesario para poder conducir más seguros o incluso ayudar a salir de algún atasco.

Dos accesorios que nos encantan y nos ayudan a la hora de salir de «aventuras o desaventuras» que sufrimos con nuestra furgo son una pala (nosotros tenemos bellota para nieve y tierra) y las placas antideslizantes. Más la primera que la segunda, la verdad, nos ha ayudado a coger rumbo con la furgo cuando la nieve nos impedía hasta abrir el portón lateral de la camper. También nos sirvió para salir de arena de playa, «romper» charcos descomunales y crear un pequeño escape de agua para poder salir, limpiar suelos con elevación de piedra suelta que nos impedía salir y seguro que me olvido de muchas.

 

Consejos a la hora de conducir

Como venimos resumiendo en todo el texto, lo primero es mantener la calma. Un conductor o conductora estresado/a, en postura rígida a la hora de conducir, y muchas otras reacciones de alarma ante el peligro, dificultarán la conducción.

Hay que conducir con cautela y no confiarse nunca. Máxima precaución con nieve deshelada (o lo que comúnmente llamamos «aguachurri») ya que puede hacer que el vehículo pierda el control por el «aquaplaning». También hay que tener cuidado, con esas placas de hielo, que a veces pasan más desapercibidas y mantener una velocidad constante que nos permita llevar el control en todo momento.

Conducir sobre carreteras totalmente congeladas
Conducir sobre carreteras totalmente congeladas

Si nos encontramos con esta situación meteorológica y tenemos que conducir por puertos, cuestas, etc. lo ideal es mantener marchas cortas en las bajadas, que conseguirán no descontrolar el vehículo al alcanzar una velocidad demasiado rápida, y marchas largas para las subidas, que conseguirán que las ruedas tengan mayor fricción y derrapen mucho menos.

Otro consejo frente las cuestas que se pueden encontrar heladas, llenas de nieve o con suelo deslizante que no podamos superar, sería utilizar la marcha atrás. Dependiendo de la situación (no hablamos de subir todo un puerto marcha atrás)y si tenéis la posibilidad de girar el vehículo de tal manera que quede posicionado para poder hacerlo, es posible que se pueda salvar esa cuesta marcha atrás, cuando de la manera normal, nos parecía imposible. Esto es válido tanto para caminos con piedra suelta, como para suelos resbaladizos.

Esto se debe a que en los coches de tracción delantera, si intentamos subir una cuesta, el peso del vehículo quedaría atrás. Mientras que si lo hacemos de la manera contraria, primero subirían las ruedas sin tracción y nada de peso quedaría tirando hacía abajo del vehículo.

Sufrir congelación en invierno de la furgo

Dependiendo de a la temperatura que vayáis a exponeros, hay que tener en cuenta que la furgo por mucho que la sintamos como nuestra casa, no tiene la misma estructura. Pudiendo suceder cosas tan impresionantes, como que cuando queráis daros cuenta tengáis congelada al levantaros hasta el agua del plato del perro.

Teníamos que mirar dos veces el termómetro para creernos la temperatura
Teníamos que mirar dos veces el termómetro para creernos la temperatura

Cuando se está a una temperatura bajo cero, más aún si esta situación se alarga en el tiempo, habrá que comenzar a prestar atención a un montón de posibles altercados que en temperaturas normales no sucederían. Estar atentos y adelantarse a posibles problemas que puedan surgir, será la mejor manera de aminorar esos problemas que pueden crear más de un rompedero de cabeza si no se observan con la prudencia necesaria. Y ahí van los problemas que se pueden dar con bajas temperaturas en una furgo.

Congelación de los depósitos

Y si pensáis que un depósito de 110 litros, como es nuestro caso, no se puede llegar a congelar ¡estáis equivocados! No es necesario llegar a temperaturas tan bajas como las que hay en Noruega ( hasta -30 grados vimos marcar nosotros en el termómetro) , con -5 grados, o incluso menos varios días, sufriréis la congelación en vuestros depósitos.

Nosotros intentamos muchas formas de que esto no pasara: aislar bien el depósito, abrir la puerta interior de la furgo que da acceso al maletero para que pasara el calor de la calefacción, echar cada unas cuantas horas agua hirviendo para que le costase más llegar a congelarse…pero todo fue en vano. En su momento no pudimos conseguirla, pero muchas personas nos dijeron que ellos habían podido mantener el deposito descongelado con una resistencia eléctrica dentro del depósito, y también nos hablaron de descongelante (pero esa opción nos convenció menos).

Podéis ver nuestra experiencia en este vídeo de aquí.

El mejor consejo que os podemos dar es que vaciéis el depósito a tiempo, por que por experiencia propia os diremos que conseguir sacar un capa de hielo enorme o deshacerlo es casi tarea imposible. Y posteriormente pasar a tener agua embotellada, en botellas de 5 litros, dentro de la furgo para ir pudiéndola usar.

Hay gente que es muy hábil, y conocemos alguna situación que han sido capaces de introducir la bomba de agua del depósito dentro de la botella de agua para así poder disfrutar de agua corriente. Nosotros, sustituimos por dos meses ese agua corriente para nuestro día a día, echando agua de la botella o calentando en una cazuela la de fregar. De esta manera también reducíamos el uso del agua, la cual es más difícil de encontrar con estas temperaturas (ya que las fuentes están congeladas, las gasolineras donde solemos acudir a por ella tienen la llave cerrada por el mismo motivo, etc.)

Y no es lo malo que se congelen los depósitos, si no que lo mismo sucede tanto con las tuberías, a las cuales hay que prestar mucha atención, pues por su pequeño grosor si contienen agua son muy fáciles de sufrir congelamiento y dilatación que deteriore el material. Y también con el depósito de aguas grises, que de la misma manera que aconsejamos utilizar botellas de agua como depósito de limpias, nosotros decidimos utilizar botellas de 5 litros para depósito de sucias. Aclarar que nuestras aguas sucias simplemente son de fregar los platos o ducharse (pues tenemos el famoso baño llamado potty).

 

Congelación del interior de la furgo

A modo de anécdota os contaremos que se puede congelar todo dentro de una furgoneta en temperaturas extremas. Y es que cuando se esta haciendo vida dentro, con la calefacción u otros métodos para mantener caliente el habitáculo principal, no hay problema. Los problemas llegan cuando pasan varias horas sin elevar la temperatura de dentro, y por muy bien que este aislada, se comienza a compartir la misma temperatura que con el exterior.

 

Ventanas congeladas por dentro en marcha y con la calefacción del coche
Ventanas congeladas por dentro en marcha y con la calefacción del coche

Nosotros vimos como se congelaban cosas como: la fruta que mantenemos en una caja en un armario justo que pega con el suelo, los líquidos como aceite, champús, cremas que estaban dentro de los armarios pegando con la pared, toallitas congeladas y duras como un ladrillo, cuando pasábamos una noche si calefacción por que no bajaba de -10 grados, y dormíamos tan bien con los sacos que apagábamos la calefacción, hasta las botellas de agua de 5 litros de dentro pasaban a ser cubitos de hielo.

Pero existen muchas opciones para mantener la furgo caliente, y también para mantenernos nosotros a gusto dentro de ella ¡allá van!

Mantener la furgo caliente

Tener una buena temperatura dentro de la furgo, ya sea para estar dentro o para dormir, se convierte en algo casi imprescindible para viajar cómodo en invierno, o bajas temperaturas, en una furgoneta.

El aislamiento del que disponga la furgoneta jugará un papel muy importante, tanto como para que no entre el frío, como para que no se vaya el calor. Pero siendo sinceros, si se pasan muchas horas dentro de la furgo y se viaja en temporadas largas, no llega a ser suficiente.

¿Queréis resolver todas vuestras dudas sobre a calefacción estacionaria y ser unos expertos sobre el tema?, visita Cómo no pasar frío en invierno: la calefacción estacionaria 
eberpacher-airtronic-calefaccion-estacionaria
Una calefacción estacionaria

Nosotros tenemos una calefacción estacionaria de marca Planar (que pusimos en Rusia antes de que llegase el invierno) y estamos encantados. Saber que fuera a -28 grados y nosotros estamos hasta a 20 grados dentro de la furgo ¡es una pasada! Pero también es cierto que depende para que, o para quién, el engorro de comprar y que la instalen, o comprar e instalar nosotros mismos, es un poco royo. Aquí cada uno tiene que medir un poco su sistema de viaje. Pero nosotros lo de llegar de rutas con raquetas congelados y poder poner la calefacción, no tiene precio.

También es cierto que nosotros vivimos en nuestra furgoneta, por eso se nos hace indispensable. Quizás si viajásemos por temporadas más cortas, buscaríamos mantener la furgo caliente de otras formas. De hecho hay un montón de calefacciones, aunque la estacionaria sea la más famosa en el mundo camper. Tenéis todo un post donde os hablamos de ello en Como no pasar frío en una camper: Calefacciones Estacionarias

Todas estas calefacciones que no solo tienen elevado presupuesto por ellas mismas, si no por el tiempo y costo que supone la instalación de la misma, puede ahorrarse con otro método (también bastante conocido, pero más rústico). Consiste en una estructura metálica que es capaz de repartir la energía calorífica por toda la furgo del fuego de la cocina o campingaz que funcione con llama. Existe también otras calefacciones sin instalación para campers que funcionan con el mismo cartucho CP250 con el que funciona el campingaz más común y dan buenos resultados.

Se obtiene un buen resultado en cuanto a calentar el habitáculo principal de la furgo se refiere, pero tiene inconvenientes. Como ya estaréis intuyendo, hay que tener cuidado con el fuego, tanto porque tenerlo encendido nos hará movernos por nuestra furgo con mucho más cuidado del normal, y que sería totalmente aconsejable no utilizarlo mientras se duerme. Tanto por el peligro del fuego, como por el del gas o CO2. Nosotros llevamos con nosotros un detector de esos gases nocivos, que pita en caso de alarma para dar a conocer la situación de peligro, es muy útil tenerlo, tanto si se tiene este tipo de calefacción, como para otras mil cosas: fuegos, humos, etc.

 

Dormir caliente dentro de la furgoneta

Además del clásico «yo tengo calefacción» donde todos los consejos para dormir caliente sobran 😀 , queremos ofrecer otras ideas con las cuales se puede pasar una noche agradable dentro de una furgo que no disponga de calefacción y por mucho menos dinero.

 

Lo primero que a todo el mundo se le ocurre para dormir caliente, y más si en alguna ocasión ha hecho excursiones en tienda de campaña o al raso, es nuestro gran aliado el saco de dormir. Nosotros, si la temperatura exterior no baja de -10 grados, no dejamos ni la calefacción al mínimo por la noche (ya que no solo gasta diésel, si no que gasta energía), nos metemos en nuestro saco y nos arropamos con el edredón y listo. No pasamos nada de frío y dormimos muy cómodos.

Para temperaturas menos drásticas (aunque también, para los más frioleros/as puede meterse dentro del saco de dormir) la bolsa de agua caliente es una maravilla. Introducir agua hirviendo (que además puede ser la misma y no malgastar agua) que hayamos calentado en una cazuela en la cocina o campingaz, y abrazar toda la noche, o ponerla a los píes. El calor puede durar hasta por la mañana.

También dependerá de si viajáis solos o acompañados. En viajes de dos personas o más, dormir bien acurrucados «con la pose de la cuchara» nunca falla. Como tampoco lo hace si tenéis mascota, como  nuestro perrete Cuzco durmiendo en el colchón de visco elástica calentándonos los pies, «pobrecito».

Nuestra vista de la furgo en invierno nos encanta
Nuestra vista de la furgo en invierno nos encanta

Después de todos estos consejos, seguro que sois muchas/os los/as que leyéndolo se os ocurren otras mil ideas para conducir mejor, dormir aún más caliente u otras formas con las que habéis conseguido frenar al frío sin que se os congelen esos depósitos de los que tanto «echamos mano» mientras viajamos.

Y si os interesa, también hemos tenemos un post con un montón de consejos para hacer frente al verano y al calor en una furgoneta camper.

Así que no os quedéis con las ganas, que entre todos podamos crear un post súper completo que de información y ayude a todos los que formamos la familia furgonetera.

3 comentarios en «❄️Invierno y frío en furgoneta camper [trucos y consejos]»

Deja un comentario

¿Utilizas AdBlock? ¡No hay problema!
Seguro que te interesan nuestros libros: Cómo camperizar una furgoneta y la Guía de la #VanLife